Centros Sociales de Convivencia para Mayores: participación cooperativa y solidaridad entre mayores


La duración de la vida se ha prolongado de una manera muy notable en los últimos decenios y existen alternativas a las residencias convencionales: los Centros Sociales de Convivencia para Mayores, espacios y proyectos que buscan una forma satisfactoria de convivir y compartir la tercera edad. Se trata de centros comunitarios organizados de forma cooperativa en las que las personas conviven y cooperan para vivir mejor de la mejor manera posible, es decir, Cooperativas de viviendas organizadas y gestionadas por personas jubiladas.

Uno de estos centro pioneros es Trabensol. El objetivo de este proyecto es buscar en común una forma satisfactoria de pasar los últimos años de la vida. Por los últimos años entienden una etapa bastante amplia, en que las personas han llegado, o están llegando, al final de su vida laboral, los hijos e hijas se han independizado y, al mismo tiempo las personas se dan cuenta de que las capacidades se van modificando.

La proximidad con otras personas, con las cuales existe una sintonía fundamental, permite un apoyo mutuo en las pequeñas dificultades que puedan afrontarse simplemente con una ayuda amistosa. Y cuando el estado de una persona requiera una atención más continua y profesional, ésta se prestará dentro de su entorno habitual, lo que facilita asumir las limitaciones y problemas que se puedan ir presentando.

En el terreno sicológico, esta forma de vida que combina independencia y participación cooperativa, busca evitar la soledad y el aislamiento tan común en la vida impersonal y masificada de nuestras ciudades. Facilita la formación de redes, imprescindibles para la identidad y la integración de las personas, en el momento en que las antiguas redes (la familia, el trabajo, el movimiento social o político en que se militó) pueden no ser las más adecuadas para la situación actual.
Se trata así pues de grupos de personas, con una vida social en general muy activa, que ante los problemas que la vejez acarrea en nuestra sociedad, deciden hacerles frente de una forma que facilite un apoyo mutuo. Para ello, de acuerdo con la normativa legal de la Comunidad de Madrid, forman una Cooperativa con la que construir un centro donde puedan pasar su etapa final. La Cooperativa es la propietaria de todo el edificio, lo mismo los espacios comunes que los apartamentos individuales. No hay división horizontal de propiedad para evitar cualquier desviación de los objetivos fundacionales.

El proyecto cuenta con financiación de Fiare.

http://bcove.me/owvccigb

 

 

Anuncios

Publicado el 8 julio, 2013 en movilidad sostenible, Noticias y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: