BioCultura, un cambio verdadero

Por Ángeles Parra, especial para Noticias Positivas).– Hasta ahora, las revoluciones que ha vivido la Humanidad, en los últimos 300 años, se han manifestado exclusivamente en lo externo. Pero todo apunta a que, mientras la crisis global (ecológica, energética, económica, social…) avanza, en la oscuridad actual se intuye ya la aurora de un gran cambio de ciclo que conllevará también cambios en las maneras en que las nuevas revoluciones se manifestarán. Las diferentes crisis actuales no son más que el síntoma de la debilidad del Sistema, un “monstruo” que está dando sus últimos coletazos.

Pero lo macro también afecta a lo micro. Y así vemos cómo el desastre actual no es sólo medioambiental o económico: también afecta a las comunidades, las familias, aumentan las tasas de enfermedades mentales, la soledad y la depresión.

La revolución que está a la vuelta de la esquina no es una revolución como las que hemos vivido hasta la fecha. En realidad, en palabras de Jodorowsky, “es una re-evolución”. Deberíamos empezar a darnos cuenta de que tenemos que olvidarnos de que sea papá Estado o mamá Ciencia/Tecnología los que tienen que venir a sacarnos las castañas del fuego. Porque la solución está en nosotros mismos: en un despertar de nuestra espiritualidad más profunda y esencial, en un radical cambio de hábitos de consumo, en un vivir la vida con una consciencia plena y creativa en todos los ámbitos de la existencia, en un alimentarnos con sabiduría, en un autogestionar nuestra salud de forma ejemplar, en un educar a nuestros hijos en unos valores ajenos al consumismo y al “a Dios rogando y con el mazo dando”, en un regresar a un estado de armonía con nosotros mismos y con todo lo que nos rodea.

El actual sistema económico, energético, agroalimentario, político, etc., está tocando a su fin. Está completamente colapsado, obsoleto y caduco. No da más de sí. Los problemas se palpan en todos los ámbitos: financieros, medioambientales, de sanidad pública, educacionales… No es que tal o cual partido esté haciendo las cosas mal. Es que todo está patas arriba. Y los partidos se diferencian cada vez menos los unos de los otros. ¿Qué podemos esperar de ellos?

No podemos seguir hablando y hablando esperando a que los políticos, las empresas y las instituciones internacionales pongan en marcha las fuerzas regeneradoras. ¿Cómo van a ser ellos los que encuentren soluciones para los actuales problemas si, al fin y al cabo, son ellos mismos quienes nos han metido en “la guarida del lobo”? Mientras seguimos hablando, el planeta se deteriora a marchas forzadas y nuestra salud está en manos de un sistema cada vez más fraudulento, dominado por empresas farmacéuticas transnacionales. En cuanto a nuestros alimentos, los supermercados convencionales están llenos de ellos, pero son alimentos contaminados, inseguros y que, a la larga, pueden enfermarnos de múltiples dolencias.

La única solución está en que tomemos las riendas de nuestras vidas. La democracia directa está en nuestras manos no al votar cada cuatro años, sino en formas de consumo lícito, ético, justo, ecológico, que le da la espalda a la forma de actuar de las grandes empresas y estados que están corrompiendo y ensuciando nuestro planeta.

Anuncios

Publicado el 7 noviembre, 2011 en Noticias. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: